Capital Gastronómica de Iberoamérica

El 3 de octubre del pasado año, Córdoba, a través de su alcalde, aceptó el honor que le brindaba la Academia Iberoamericana de Gastronomía al designarla 1ª Capital Iberoamericana de la Cultura Gastronómica.

El nombramiento no era algo que se quedase en lo simplemente honorífico sino que nos obliga a todos los cordobeses, lógicamente bajo la organización y programación del Ayuntamiento, a convertirnos en embajadores de esta capitalidad y no sólo eso, en principales actores de la misma, consiguiendo atraer a nuestra mesa a propios y extraños en un año de convivencia gastronómica que debiera representar un poderoso y eficaz incentivo turístico a la vez que una profundización en nuestras raíces culinarias, despertando en todos los cordobeses la inquietud por la cocina y la curiosidad y el interés por aquello que nuestros profesionales nos ofrecen en sus negocios de hostelería.

Publicidad

Se nos designó por cuatro motivos:

– Ser una ciudad milenaria y poseer el segundo casco histórico más grande del mundo ( no he encontrado referencias fiables sobre cuál es el primero).

– Tener el mayor espacio urbano del mundo declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

-Reunir cuatro culturas y cuatro gastronomías (romana, árabe, judía y cristiana).

– Aunar cultura y gastronomía.

A partir de ahí era cuestión de dejarnos hacer, de completar un año entero de programación, de vender a través de todos los canales de comunicación e información nuestra oferta gastronómica uniendo esta, como es lógico, a la monumental y de ocio, buscando con ello el principal de los objetivos que se planteaba nuestro ayuntamiento que no es otro que la mayor proyección posible de nuestra ciudad y toda la provincia.

Tengo la percepción de que esta capitalidad gastronómica aún no ha arrancado con la fuerza que debiera. Bien es cierto que estamos a principios de año, pero ya han transcurrido de este dos meses en los que bien hubiese podido ligarse los fogones con la riqueza cinegética de nuestra provincia, y nos quedan diez por delante en los que hay que agudizar el ingenio si realmente aspiramos a algo más que contar con un reconocimiento más en las vitrinas municipales.

Por ello que me haya llamado la atención descubrir, a través de Facebook, la programación que el Mercado Victoria ha preparado con motivo de este evento, buscando relacionar muchos de los fundamentos de nuestra cocina, venidos de América Latina tras el Descubrimiento, con los platos que en la actualidad se cocinan en Córdoba.

Qué sería de nuestro popular salmorejo sin el tomate descubierto por primera vez en México por Bernal Díaz del Castillo

Qué sería de nuestro popular salmorejo sin el tomate descubierto por primera vez en México por Bernal Díaz del Castillo y que a finales del S.XIX y principios del S.XX se añadió a la andalusí mazamorra para conformar nuestra actual salsa. O de multitud de guisos que tienen en el americano pimiento un componente fundamental del sofrito. O de nuestro célebre pastelón cordobés sin la Cucurbita ficifolia, oriunda de México o Perú, de cuya pulpa, acaramelada con canela o corteza de limón, se obtiene el cabello de ángel.

Pero no sólo eso, la programación se amplia a un encuentro de blogueros, “Saborea Córdoba”, el festival Flamencook que vinculará gastronomía y flamenco, CoCine, una muestra de gastronomía que vinculará el cine Iberoamericano con la cocina a través de los platos que se degusten en cada una de las películas que se proyectarán, o los denominados como showcooking consistentes en talleres de cocina, charlas sobre alimentación y nutrición, etc.

Un esfuerzo de creatividad que creo que merece la pena que hagan todos y cada uno de los hosteleros cordobeses

Un esfuerzo de creatividad que creo que merece la pena que hagan todos y cada uno de los hosteleros cordobeses, por limitada que sea su oferta, eso sí, con la necesaria coordinación de esfuerzos por parte de la Comisión Organizadora de la Capitalidad que se ha creado al efecto.

Es cierto que tenemos un casco histórico-artístico único, es verdad que guardamos un patrimonio que escapa a nuestra exclusiva propiedad, no lo es menos la simbiosis de culturas que hemos vivido y de las que hemos heredado esa variedad de platos que en cualquier casa cordobesa pueden prepararse, pero no lo es menos que nos movemos en un mercado altamente competitivo en el que es necesario ser alguien para no morir en el anonimato que termina por devorar a quienes fueron y por complacencia dejaron de serlo.

Por ello que no desaprovechemos esta oportunidad y el Ayuntamiento liderando, los empresarios creando y los cordobeses apoyando, consigamos entre todos hacernos merecedores al título de 1ª Capital Gastronómica Iberoamericana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí